Llega el frío y con él, el temor a las grandes facturas. A menudo, el problema está en que el aislamiento de nuestro domicilio no es el idóneo o que no tenemos una instalación para el control de la temperatura en él.

Como hoy en día muchos vivimos de alquiler o, simplemente, invertir en puertas, ventanas y sistemas de climatización no es una opción a barajar en estos momentos, aquí van unos consejos para poder mantener una temperatura agradable en casa sin hacer grandes inversiones.

 No cambies la temperatura de forma brusca y ni la tengas demasiado alta

Es habitual encender la calefacción a tope y luego, cuando ya se ha calentado la vivienda, apagarla. Estos golpes de calor son los grandes gastadores de energía, de ahí que se noten tanto en la factura a final de mes. El truco está en poner una calefacción moderada, de 19 ° a 21 °, y esperar un poco a que la casa se caliente. Una variación de tan sólo 1 grado modifica hasta en un 7% el gasto energético. Tampoco es necesario estar en casa en invierno como si fuese verano: usar sudadera ayudará a reducir las facturas sin necesidad de pasar penurias.

Aprovecha las horas de sol

En España tenemos la suerte de tener muchas horas de luz y, cuando brilla el sol, éste calienta el ambiente. Por ello es recomendable que tengamos las persianas subidas y las cortinas recogidas, dejando así que entre en casa para calentar el interior.

Unas horas de sol dando en suelo, paredes y sofá pueden llegar a suponer un par de grados de diferencia.

Coordina el uso de la calefacción con tus horarios

En condiciones normales, se empieza a notar la calefacción en una casa a la media hora de ponerla en marcha, así que lo más eficiente es encender la calefacción al llegar. Mientras te cambias y te pones las zapatillas, la casa ya estará atemperada.

Si trabajas desde casa, esto se traduce en no encender la calefacción si realmente no es necesario.

No cubras los radiadores

Resulta común poner ropa recién lavada sobre los radiadores para que se seque pero esta práctica no permite la correcta circulación del aire caliente y tu casa no solo tardará más en calentarse, sino que además tu calefacción tendrá que trabajar más, lo que hará que aumente su consumo. Esto también sucede cuando ponemos muebles demasiado cerca de los radiadores.

Puedes colocar el tendedero cerca un radiador, pero sin bloquear la circulación de calor. De esta manera podrás secar la ropa y ahorrar en consumo.

Ventila sólo lo necesario para no perder la temperatura

A la hora de renovar el aire de casa no es necesario mantener las ventanas abiertas más de 10 minutos. Hacerlo durante un periodo mayor sería contraproducente, ya que sólo enfriaría el ambiente.

Contrata Migra Energy

Para pagar lo justo contrata la energía a precio justo: sin especulaciones y sin engaños. Contacta con nosotros a través de nuestro teléfono gratuito 900 815 064 o en el correo info@migraenergy.com