El gobierno ha acordado con Bruselas la prórroga hasta final de año de la conocida como excepción ibérica, que limita el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad en un movimiento por intentar contener la escalada de precios de la energía.

Aunque, de mantenerse los precios actuales, el tope del gas probablemente no llegaría a activarse, esta prórroga modifica el mecanismo vigente hasta ahora. Desde el 15 de junio de 2022 se había establecido un tope de 40€/MWh que se había ido incrementando desde enero de 2023 a razón de 5€ mensuales previendo alcanzar los 70€/MWh cinco meses más tarde, momento en que este mecanismo, en principio, dejaría de estar en vigor.

Con esta nueva extensión hasta diciembre, se reducen los aumentos mensuales de forma que el precio al final del año se limitará a 65€/MWh y el incremento mensual será, lógicamente, menor que lo que había aprobado anteriormente.

Según los últimos datos del Ministerio, la excepción ibérica ha supuesto un ahorro de más de 5.100 millones de euros.